¿Dónde encuentras la paz y la felicidad duradera?

Actualizado: 18 may 2021


Lo primero que puedes ver cuando entras en mi página web, es una foto de un lago en Los Pirineos Catalanes con la frase "Vive en paz y felicidad duradera".

Has de saber que la paz y la felicidad a las que me refiero aquí, son lo mismo. En otro post ya lo mencioné: La paz es felicidad en calma y la felicidad es paz en movimiento.

Y con la frase también te estoy diciendo que es posible vivir de forma duradera en paz y felicidad, que no se va.

En este post te cuento dónde seguirás sin encontrarla y por qué y dónde sí la encontrarás.


Antes de hacerlo, quiero que veas claramente, que lo único que todxs realmente anhelamos en nuestra vida, es la felicidad.

Para ello, pregúntate y pregúntales a quienes quieras ¿qué es lo que deseo/ deseas por encima de todo en la vida?

Tu respuesta y las de aquellxs a quienes preguntes, serán de este estilo: una relación íntima o una mejor relación íntima, una familia, amistades, un mejor trabajo o ningún trabajo, más dinero, una casa más bonita, mejor salud, etc.

Ahora te pregunto: ¿si supieras que tu próxima relación íntima (mejor trabajo, más dinero, etc.) te hará sentir infeliz, aún la querrías?

Supongo que me dirías que no, al igual que lo harían las 7 billones de personas que somos, si les preguntara lo mismo.

Esto debería dejarte claro que, lo que realmente buscas no es todo esto, sino la felicidad que crees se derivará de ello.


Supongo que habrás vivido ya muchos momentos, en los cuales te has sentido feliz y que cada uno de esos momentos fue precedido por algo cómo la adquisición de un objeto, la ingesta de algo, la realización de una actividad, el comienzo de una relación de amistad o íntima.

Ahora, fíjate que, en cada uno de los momentos en los que fuiste feliz, la experiencia de felicidad en sí misma, fue siempre la misma experiencia: tanto tu felicidad durante unas vacaciones en la playa a los 5 años, cómo tu felicidad tras ganar un partido de fútbol en el patio de la escuela a los 10 años, tu felicidad al tener tu primer novio, en tu adolescencia, en tus 20s, tu felicidad por tu primer trabajo y en los 30s tu felicidad por tener a tu primera hija en brazos.


Es muy importante que te des cuenta también de que, sea lo que sea que te haya hecho sentir feliz, no siempre lo ha hecho, sino que lo mismo, en otro momento te ha hecho sentir infeliz. De no ser así, todas las personas estaríamos felizmente casadas con la primera persona de la cual nos enamoramos y todxs sabemos que, especialmente la misma relación íntima, puede producir la felicidad más grande y la miseria más grande que hayamos vivido jamás.

El hecho de que algo o alguien te puede hacer feliz un día y al siguiente infeliz, debería ser toda la información que necesitas para poder ver claramente que: la felicidad no tiene absolutamente nada que ver con el objeto, la actividad o la relación, sino que tiene todo que ver con lo que tiene lugar en tu mente.


Ahora bien, ¿qué es lo que hace que algo o alguien te cause felicidad?

El simple hecho de decir “sí” a ellx. Cuando lo haces, tu experiencia es de felicidad.

Por ejemplo: si alguien te dijera ahora, que has ganado 10’000 €, te sentirías feliz inmediatamente y esta felicidad no habría sido puesta en tu interior desde el exterior. Ya estaba en las profundidades de tu ser, esperando ser despertada por tu decir “sí”, por tu darle la bienvenida al hecho de ganar esos 10’000€.

Siempre que experimentas felicidad lo haces dentro de ti mismx. Nada ni nadie puede introducir felicidad en ti desde el exterior y tampoco infelicidad.

Ninguna experiencia es insoportable, ninguna es abrumadora, ninguna tiene la capacidad de hacerte infeliz. Lo que es insoportable es tu resistencia a la experiencia, es tu decir "no" a ella. Esa resistencia es todo de lo que consiste tu sufrimiento.


Sabiendo esto, ¿por qué no darle la bienvenida a lo que sea que estés experimentando?

Al decir que sí a la conducta de tu hijx, a la de tu compañerx de trabajo, al estado de tu salud, etc., la misma felicidad que sentirías si te dijeran que ganaste la lotería, se desataría en tu experiencia, ahí mismo.

Imagina la libertad de llevar una vida, en la que sabes que tu felicidad no depende de nadie ni de nada.


¿Puedes ver lo absurdo que es dejar que tu felicidad dependa del comportamiento de otra persona? ¿Cuánto te tomaría cambiar el comportamiento de otra persona, teniendo en cuenta que ese comportamiento es el producto de décadas de condicionamiento?

Te tomaría muuuuucho menos dejar de resistirte a su conducta. Dejando de exigir que la experiencia aparezca de una manera consistente con tus expectativas, reducirá los sentimientos de decepción que vives con tanta frecuencia.


Te estarás preguntando: ¿cómo puedo decir que sí a todo?

Antes que nada, es muy importante que no te pelees con tu mente para decir que sí a algo a lo que tu mente quiere decir que no.

Tampoco se trata de que conviertas el decir que sí a todo en una práctica porque: el decir que sí a la experiencia, la apertura a ella, el darle la bienvenida, viene de "detrás" de la mente y es la naturaleza de tu ser.

Y, has de saber que el hecho de que tu actual experiencia ya te esté ocurriendo, quiere decir que tú, consciencia, ya estás abierta a ella, y es demasiado tarde ya para resistirte a ella.

Con esto no quiero decir que debas tolerar comportamientos de otros que no vengan del amor, de la justicia, de la inteligencia. Es legítimo abordar tales comportamientos y decir “no”. De lo que te has de asegurar al hacerlo es, de que este "no" nazca de ese lugar "detrás" de la mente, que es tu esencia.

Si el "no" nace desde el sentirte heridx, no respetadx o desde sentirte menos, nace de la resistencia a la experiencia y esto es lo que haces, no lo que eres. Mientras apertura a la experiencia es lo que eres, no lo que haces.


En resumen, ¿dónde encuentras la paz y la felicidad duradera?

La encuentras cuando dejas de hacerla rehén de alguien o de algo y recuperas el contacto con esa libertad, independencia, justicia, inteligencia, alegría, entusiasmo y amor incondicional que son la naturaleza de tu ser. Están a tu disposición las 24 horas del día, todos los días, en toda circunstancia.

Viviendo desde la apertura de tu esencia a todo, vivirás cualquier experiencia en tu vida desde esta paz y felicidad duradera que eres y tus actos en el mundo y las respuestas a ellos, serán reflejos de ella.


Te deseo una feliz tarde :)























80 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo